Principos básicas de la nutrición

Inicio / Temas de interés / Principos básicas de la nutrición

922668151dbb9362939a55e658289736

Las suguientes son reglas generales, que a nivel individual requieren necesitan ser adaptadas y calibradas a tu cuerpo y el control de un médico, un dietista o un nutricionista.

Las frutas y verdura
Debido a su alto contenido de agua, son entre los alimentos con la menor densidad calórica (es decir, proporcionan menos calorías por el mismo peso consumido). Ideal para un régimen de restricción calórica, también contienen cantidades importantes de vitaminas, sales minerales y antioxidantes. Las fibras contenidas en frutas, verduras y alimentos integrales tienen una larga lista de factores beneficiosos: entre ellos: un efecto estabilizador sobre el azúcar en la sangre, un aumento del sentido de saciedad , una acción para reducir el colesterol, una mejora en la funcionalidad del tracto gastrointestinal.

Consumo de alimentos industriales
Reducir drásticamente, o mejor evitar el consumo de alimentos industriales, limitándolos cuanto más alto sea el nivel de conservación: por ej. mejor es la carne fresca en comparación con las carnes curadas o la carne enlatada, mejor es el salmón fresco en comparación con la ahumada, mejor los tomates frescos en comparación con conservas , etc.

Prefierir carnes magras
Mejor pechuga de pollo o pavo, cortes magros de carne de res y cerdo, caballo, etc. en comparación con carnes grasas. Limitar al máximo el consumo de carne roja, pescado ahumados o conservados de otra manera.

Tomar alimentos fermentados
Es aconsejable consumir regularmente alimentos como el yogur (vacuna o soja), que tienen un papel beneficioso en el trofismo de la flora bacteriana intestinal.

Usar con moderación extrema los aceites
Los aceites son entre los alimentos con mayor densidad calórica y, por lo tanto, está claro que su consumo debe realizarse con moderación. Es preferible eliminar o limitar las grasas animales, como luna mantequilla y sus derivados.

Minimizar la cantidad de azúcar en los alimentos
Un buen hábito es limitar el consumo de azúcar, tanto en términos de consumo directo como indirecto: es decir, alimentos ricos en azúcares como dulces, postres, mermeladas, bebidas azucaradas y similares.

Consumo de vino y cerveza
Para el consumo de cerveza y vino sería preferible seguir más o menos esta regla: no más de una copa al día para las mujeres, no más de dos copas para los hombres; consumo no controlado y no muy moderado, de hecho, se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y hepáticas.